domingo, 13 de mayo de 2018

CAMBIOS PARA 2018



En el mes de abril tome una decisión muy importante para mí. Una decisión que va a cambiar muchas cosas en mi vida y que puede que haga que mi vida se desarrolle de manera más complicada de aquí en adelante. Pero una decisión que tome porque estoy segura de que es la correcta, porque hacía mucho tiempo que venía pensando en ella y porque creo que, aunque estoy aterrada por lo que viene, eso será mejor que lo dejo.

Decidí dejar mi trabajo. Renunciar. Me lo pensé muchísimo. Si ve verdad valía la pena. Estaba en una zona de confort. Llevo trabajando en esa empresa 2 años y 8 meses y ya estaba acostumbrada a todo lo que tenía que hacer. El nivel de estrés que manejo es bastante alto puesto que tengo muchas responsabilidades dentro de mis labores. Y me estaba empezando a acostumbrar a vivir en ese estado de estrés casi todo el tiempo. Sin embargo, me siento cómoda en mi trabajo y eso hace más difícil dar ese paso que yo tome.

Las razones por las que decidí dejar mi trabajo son muchas. La más importante es porque sentía que mi trabajo estaba afectándome emocional y mentalmente y todos los días el deterioro aumentaba. Tome la decisión hace unas semanas porque entre en un estado ansioso después de salir del trabajo y me dio durísimo. Hacía mucho tiempo que no me sucedía algo así. Desde que empecé mi tratamiento con psicología, no había experimentado algo como lo de ese día. Esos ataques que antes eran bastante comunes para mí, no habían vuelto y, al ver que eso me sucedió empecé a evaluar muchas cosas, entre esas el trabajo.

Llevo mucho tiempo pensando que tengo que dejarlo, pero, nunca me decidía a hacerlo. Al final muchas cosas sucedieron muy rápido y tome la decisión. No puedo decir que me encuentro mejor de lo que estaba antes. Creo que ahora estoy más ansiosa que antes de decidirlo. Es una de las consecuencias de que tu ansiedad la cause la incertidumbre y el poco control sobre las cosas. Pero aquí estoy. Echando para adelante con lo que decidí.

Se vienen muchos cambios, eso sí. Siento que mi vida va a dar un vuelco de 360° que no sé cómo voy a manejar aún. Espero que me vaya bien con todo. Por lo pronto estoy muy proactiva con un proyecto pequeño de negocio que tengo desde hace 2 años y al que, por mi trabajo, no puedo dedicarle el tiempo que se merece. También estoy trabajando en una idea con una amiga y tengo otra que me está rondando la cabeza pero que no he tenido tiempo de poner sobre papel y organizarlo. Me siento ansiosa, preocupada y muy temerosa, pero, al mismo tiempo estoy entusiasmada de estar pensando en cosas que me apasionan.

No estoy planeando buscar un trabajo fijo en el futuro cercano. Creo que me haría bien dedicarme a mí y a mis pequeños proyectos un tiempo y esperar a ver cómo evolucionan. Eso me deja en una posición en la que no había estado hacia algunos años ya y es la de no tener mi dinero propio para gastar, lo que me tiene bastante preocupada. Realmente creo que es una de las cosas que más me preocupan. No producir dinero. Creo que es uno de los factores que más preocupan a todo el mundo al dejar un trabajo. Afortunadamente no me falta nada y, pero creo que me va a dar duro no ser independiente para salir y hacer cosas con mis amigos por no tener dinero para gastar. Sin embargo, espero sobrepasarlo.

Esa es básicamente mi preocupación más grande. Esperemos a ver cómo va. Si me gustaría encontrar un trabajo de medio tiempo o que sea por turnos para poder dedicarme tanto a mis proyectos como a otras cosas. Todo es incierto ahora. Lo que si se es que voy a experimentar un cambio gigante y espero que sea para mejorar. ¿Qué decisiones les ha costado tomar más a ustedes? ¿Cómo enfrentan el cambio? ¿Se adaptan fácilmente o les cuesta? Cuéntenme en los comentarios.

 
Blogger Templates